¿CÓMO FUNCIONA?

Los pacientes, luego de que el médico oftalmólogo examinó su situación visual e indicó un tratamiento, son evaluados por los profesionales del Servicio Social y, de acuerdo a su situación económica y social, pueden ser beneficiarios de un microcrédito (el paciente abona su cirugía en cuotas, cuyo monto se determina también en función de sus recursos).