echo

Un poco de historia

En 1990, respondiendo a un pedido de ayuda de Margarita Barrientos, alma mater del comedor Los Piletones, la Fundación organizó su primera campaña de salud visual. En pocos meses se fueron recibiendo numerosos pedidos de ayuda y se fueron multiplicando las campañas. En 2003, con la necesidad de organizar los recursos y planificar las actividades anuales, se dio forma al “Ver para Aprender”, un programa dirigido a escuelas con alta proporción de niños con necesidades básicas insatisfechas (NBI), cuya premisa fundamental es que un niño que no ve bien es un niño que no aprende bien.