Conoce la historia de Blanca

Publicado: 6 Aug 2015

Blanca Castillo tiene 55 años y se acercó a la Fundación Zambrano en diciembre de 2014 a realizar una consulta con el Dr. Pablo Armendáriz. Con más de 20 años de Diabetes, esa enfermedad había afectado seriamente su visión.

Blanca vive en Rafael Castillo, La Matanza, junto a su esposo Juan Carlos y sus dos hijas: Lucía de 17 años quien tiene capacidades auditivas reducidas y asiste a una escuela especial y Gabriela, de 19 años, quien estudia medicina en la Universidad de la Matanza. Cynthia, la mayor, es maestra jardinera y vive con su hijo.

A causa de su Diabetes también tiene problemas renales, razón por la cual se realiza diálisis tres veces por semana, desde hace 6 años en Fresenius de San Justo, quienes a su vez colaboran con las inyecciones de “eritropoyetina”,  que debe aplicarse. No trabaja principalmente por de sus problemas visuales, pero también por la dedicación que le requieren sus tratamientos renales y la atención particular que demanda Lucía. Hoy solo cuentan con el ingreso de Juan Carlos, que trabaja tres veces por semana en el Mercado Central.

Manifiesta que hace 4 años comenzó a tener problemas con su visión, a causa de la diabetes. En un primer momento sufrió un sangrado intraocular en ambos ojos, y si bien se atendió para solucionar el problema, únicamente se realizó cirugía en el ojo derecho. Después de un tiempo, el ojo izquierdo comenzó a presentar inconvenientes, provocando esto un cambio de vida total en su vida cotidiana.  “No podía hacer nada, ni siquiera lavar los platos, los dejaba sucios. No podía medicarme, no leía las indicaciones de los medicamentos, me hacía cualquier desastre, hasta que en un momento llegue a tener hipoglicemia.” sentía que perdía independencia ya que no podía salir sola a la calle. Me habían vuelto los ataques de pánico, no podía salir sola a la calle porque me caía”. Estas dificultades causaron que sus problemas renales se compliquen al no poder realizarse diálisis.

Blanca nos cuenta que el aspecto económico era su gran preocupación al momento de pensar en su salud: “cuando me acerqué a la Fundación para atenderme, y me dijeron que me tenía que operar y me dieron el presupuesto, me asusté mucho. Y fue ahí donde me contactaron con las chicas de Servicio Social, ellas me hicieron la entrevista y teniendo en cuenta la situación en la cual yo me encontraba tanto económica como de salud, vimos las distintas formas de solventar la cirugía… De esta manera pude realizarme dos cirugías: una primera vitrectomía en el ojo izquierdo en enero y en marzo una segunda cirugía de vitrectomía en el ojo derecho. El 23 de junio me dijeron que me tenían que operar nuevamente de mi ojo derecho, pero ahí me preocupé más porque en el plan de pago que había hablado con la Fundación las cuotas se extendían muy a largo plazo, y fue ahí donde charlando con el equipo de la Fundación, ellos me informaron que realizarían esta última cirugía sin costo”.

Al momento en que se realizó la entrevista, Blanca se mostró muy agradecida con todo el equipo que forma la Fundación, relata que se sintió contenida en todos los aspectos, tanto desde el ámbito de la salud como así del trato personal que se le dio. “¡Me siento muy agradecida con la Fundacion! ¡Gracias a los médicos y a las asistentes sociales, son un equipo bárbaro! ¡Gracias a todos recupere mi vista!”