echo

El tabaco también es nocivo para la salud visual

Publicado: 31 May 2018

La Organización Mundial de la Salud asegura que hoy hay en el mundo más de mil millones de fumadores. En nuestro país una de cada 4 personas fuma, lo que constituye uno de los registros más altos de América Latina. Y si bien existe una conciencia común de que fumar implica riesgos para la salud en general, muchos ignoran que la salud visual puede verse especialmente perjudicada con este hábito.

fotonoticia_20160531060033_1280 El tabaco también es nocivo para la salud visual

En el Día Mundial Sin Tabaco, queremos recordar que un fumador habitual tiene muchas más posibilidades de sufrir pérdida de visión que una persona no fumadora. Esta situación se evidencia aún más en personas de edad avanzada. Los químicos que el cigarrillo libera en la sangre aceleran el envejecimiento celular. Estos llegan a los ojos a través del sistema circulatorio, potenciando las enfermedades relacionadas con el paso del tiempo, como las Cataratas y la Degeneración Macular Asociada a la Edad.

El Dr. Tomás Castro Feijóo, nuestro Jefe de Cirugía especialista en retina, explica que el tabaquismo incide en forma indirecta sobre las enfermedades de la retina. “El cigarrillo está directamente asociado con la hipertensión, que es un importante factor de riesgo en patologías como el desprendimiento de retina o la maculopatía senil”, aclara. Además, el tabaco causa una disminución del riego sanguíneo, lo que también multiplica el riesgo de contraer degeneración macular.

Los fumadores pasivos (aquellos que, sin fumar, están expuestos al humo del tabaco), también son susceptibles de sufrir daños en la visión: picor, irritación ocular e incluso infecciones que podrían derivar en conjuntivitis, úlceras o lesiones corneales.

Según la OMS, casi la mitad de los niños respiran normalmente aire contaminado por humo de tabaco en lugares públicos, es decir, son también fumadores pasivos.

El tabaco es un importante factor de riesgo en patologías que afectan a todo nuestro cuerpo. Sin embargo, se trata de un factor evitable; está en nosotros actuar para cuidar nuestra salud y la de aquellos que nos rodean.